15 de noviembre de 2014

Instante

... El otro tiempo ya es incendio en calma
Félix Grande


Anoche era más joven que hoy, y mañana seré menos joven 
que en este preciso instante en el que escribo 
mientras escucho cómo el agua de lluvia cae vehemente
 sobre los tejados y la calle,
 y encoje y deshoja las flores de noviembre que dan color a este patio, 
tan particular y tan amado, en donde seremos eternamente niños. 

Mañana lloverá de nuevo, 
eso dice el pronóstico del tiempo de Google del móvil, 
que pinta una nube gris con dos vírgulas azules, 
la precisión de las nuevas tecnologías no ha lugar a abrir la ventana 
y mirar afuera con ojos de asombro. Se espera cielo gris. 
Mañana volverá a llover sobre los mismos tejados, 
sobre las mismas flores, sobre el mismo patio de aquel otro tiempo, 
que dice el poeta, ya es un incendio en calma.

Mas siempre está el instante, el ahora, 
el tiempo concreto en el que somos sin especulaciones, 
sin saber lo que vendrá mañana, 
sin nubes grises con dos virgulitas azules 
que nos hagan sacar el paraguas antes de que llueva, 
sin que vuelva a nosotros el frío de aquellas otras lluvias 
que nos calaron hasta los huesos y terminaron arrastrando lodos.

Dejemos, volviendo al poeta, que el tiempo
que fue tan ininteligible como doloroso, al fin sea algo misterioso,
sin buscar razones ni motivos a lo que ya no vuelve,
Y así, como un misterio, sobreviva en el adentro,
ya en calma, ya sin duelos.
Y seamos el breve instante que nos hace,
en donde el tiempo y su memoria no caben.


@Clg



No hay comentarios:

Publicar un comentario